seguros caser
ycc seguros
ycc seguros
seguros caserseguros caser
seguros caser

BLOG

Como contratar un buen seguro de decesos flecha
Enfermedades en el seguro de vida flecha
Daños no cubiertos por el seguro de hogar flecha

 

 

yccseguros

 

Como contratar un buen seguro de decesos

El seguro de decesos es un seguro "typical spanish". Es uno de los seguros de mayor penetración en las familias españolas. De hecho, más del 51% de los hogares españoles tiene contratado un seguro de este tipo

Lo que busca una familia que contrata un seguro de decesos es, por un lado despreocuparse de realizar trámites en unos momentos duros y, por otra parte, no tener que hacer un fuerte desembolso económico, ya que en España el sepelio y los servcios que ofrecen las funerarias son bastante caros.

Coberturas más habituales que ofrecen los seguros de decesos o entierro

  • Gestión legal del fallecimiento
  • Coche fúnebre
  • Gastos de un funeral y sepelio, según costumbres.
  • Repatriación
  • Asistencia a la familia del fallecido
  • Asistencia integral en caso de viaje

Hay que señalar que, a veces, los costes del sepelio son inferiores a los costes que tenemos asegurados en nuestra póliza para este concepto. Por eso muchas compañías contemplan una garantía de devolución de la diferencia cuando esto ocurre.

Tradicionalmente estos seguros se han venido suscribiendo en las familias a lo largo de generaciones, por lo que es habitual que los beneficiarios no conozcan que coberturas y servicios que tienen contratados. Por eso es importante, que en el caso de tenerlo contratado se revisen en detalle las condiciones generales y particulares.

A continuación, vamos a ver una serie de recomendaciones a tener en cuenta a la hora de contratar un seguro de decesos.

Recomendaciones

  • Cuanto más joven se contrate el seguro de decesos. mejor, ya que con una prima creciente pagaremos muy poco al principio y se irá incrementando el coste levemente a lo largo de nuestra vida. Si somos mayores, normalmente obtendremos un ahorro significativo también, aunque algo menor.

  • Comprobar si tenemos un seguro de vida que incluya un seguro de decesos, aunque no es habitual. Lo que si suele ser habitual en los seguros de vida es que se anticipe los gastos del sepelio.

  • Revisar si nuestro seguro de automóvil cuenta con la cobertura de seguro de decesos, aunque esto es menos habitual todavía.

  • Comparar las primas que se pagan en diferentes compañias por este seguro y las coberturas que incluye u ofrece cada una de ellas. Existen dos tipos de seguro, de prima nivelada (el importe crece según un porcentaje constante, lo que es ideal cuanto más joven seas) o de prima natural (que crece en función de la edad del asegurado, que es la que se suele contratar cuando ya se es mayor).

  • Comprobar los capitales que se aseguran.

  • Conocer y comparar los servicios y prestaciones que ofrece cada compañía, en donde puede haber notables diferencias.

  • Asegurarnos de que el seguro que queremos contratar contempla la asistencia en viaje, ya que es una las coberturas más interesantes.

  • Considerar que, en estos seguros, hay un límite de coste según la provincia en la que vivamos.

  • Es muy importante también avisar a toda la familia de que se ha contratado este seguro. No sería la primera vez que la familia lo desconoce y tiene que afrontar unos gastos considerables sin necesidad.

Es importante también guardar nuestra póliza del seguro de decesos, informando a la familia de su localización.

 

comentarios

 

COMENTARIOS

Álvaro 20-4-2017

  • Gracias por la información

Volver al índice

 

¿Estamos cubiertos por el seguro de vida en caso de fallecimiento por enfermedad?

Esta pregunta podría parecer que tiene una respuesta obvia, si, pero a veces puede no ser tan sencillo.

Los seguros de vida están pensados para cubrir un hecho cierto, como es la muerte, pero que va a producirse en un momento incierto. En una persona sana esto es mas imprevisible todavía, sin embargo en una persona con una enfermedad grave o incurable se pueder tener una cierta aproximación de cuando puede producirse su fallecimiento. La pregunta sobre si estamos cubiertos por el seguro de vida en el caso de muerte por enfermedad suscita un intenso y polémico debate.

Históricamente se produjeron numerosísimos casos en los que la compañía aseguradora se negó a indeminizar a los beneficiarios de un asegurado porque alegaban que había fallecido de una enfermedad pre-existente. Llegado un punto, tuvo que legislarse este aspecto, de forma que una compañía de seguros no puede alegar pre-existencia de una enfermedad si no ha preguntado al asegurado previamente, a la hora de suscribir la póliza, si padece dicha enfermedad.

Por ello, ya es habitual que las compañías obliguen a los asegurados a rellenar exhaustivos cuestionarios sobre posibles enfermedades o, incluso, se hagan preguntas más generales pero que abarquen en su ámbito de respuesta la posibilidad de una enfermedad metabólica, cardíaca, cerebral, etc. Por ello, es fundamental decir estrictamente la verdad a la hora de responder a estas preguntas, en el caso de que estemos intentando suscribir una póliza de seguro de vida. De ser así, cuando se produzca el fallecimiento o la invalidez permanente del asegurado, la compañía no podrá alegar pre-exitencia de una enfermedad y tendrá que hacer frente al pago de la indemnización.

Naturalmente, si una enfermedad aparece posteriormente y ocasiona muerte del asegurado, la compañía de seguros debe cubrir la indemnización, especificada en las condiciones de la póliza. Conviene saber que, de no haber pre-existencias, si se contrae una enfermedad una vez transcurrido un año desde la suscripción de la póliza la compañía de seguros no puede rescindir la póliza del seguro de vida unilateralmente.

Como conclusión, las compañías tienen el derecho de investigar sobre el estado de salud, presente y pasado, del futuro asegurado y, éste tiene la obligación de contestar con veracidad a las preguntas que se le formulen a este respecto, siempre que no quiera que haya problemas posteriores a la hora de que los beneficiarios cobren la indemnización por fallecimiento o invalidez permanente.

 

comentarios

 

COMENTARIOS

 

Volver al índice

 

Qué es lo que no cubre el seguro de hogar

Los Seguros de Hogar son de los seguros más útiles que podemos contratar, ya que es muy frecuente que en nuestra vivienda se produzcan siniestros de toda naturaleza, de mayor o menor alcance. Si bien la mayoría son pequeñas o medianas reparaciones, pueden darse alguna situaciones que pueden poner en serio peligro la economía familiar.

En algunos casos, hay siniestros que el patrimonio familiar no puede asumir y por ello, afortunadamente, podemos contar con un seguro. Pero también es verdad que en todas las pólizas de hogar existen limitaciones a los siniestros y por tanto es muy importante que las tengamos en cuenta para no llevarnos desagradables sorpresas.

Daños eléctricos que el seguro de hogar no cubre

Dentro de los posibles daños eléctricos, la póliza de hogar no cubre bombillas, halógenos ni fluorescentes. Aunque si cubre la instalación elétrica también hay limitaciones:

- Existe un límite máximo de indemnización.

- También existe un límite mínimo del daño, de tal forma que por debajo de este no está cubierto.

- Se excluyen elementos de la instalación eléctrica por su antigüedad.

Mal estado de las instalaciones

Es muy habitual que se produzcan daños en la vivienda por el mál estado de las instalaciones. En caso de un siniestro, si se determina que ha habido falta del mantenimiento necesario en la instalación que lo ha provocado, nuestro seguro no cubrirá los daños.

Es importante que, además, tengamos cubiertos los daños estéticos, ya que a veces las reparaciones de elementos en mal estado provoca también muchos daños en paredes y suelos. Si no tenemos cubierto este aspecto el seguro no cubrirá aquello que sea necesario para recuperar la apariencia que tenía la vivienda antes de la reparación.

Despistes

Todos los seguros exigen a los tomadores de las póliza que ejerzan cuidados y vigilancia sobre los bienes asegurados, ya que de otra forma estos quedarán automáticamente excluidos. Si por ejemplo, sufrimos un robo en la vivienda y hemos dejado la puerta abierta por descuido, el seguro no cubrirá las pérdidas o daños ocasionados.

Puede darse caso, también por ejemplo, de que tengamos bienes asegurados que deben encontrarse en una caja fuerte que hemos declarado a la hora de formalizar el seguro. Si sufrieramos un robo y estos bienes se encontraran fuera de la caja, el seguro no lo cubriría.

Los hurtos fuera del hogar tienen que estar explicitamente cubiertos para que el seguro se haga cargo de ellos.

Despistes frecuentes son también aquellos que provocan cigarrillos mal apagados, o enseres que se han dejado junto a una fuente de calor y han provocado un incendio. En estos casos, las aseguradoras suelen excluir estos siniestros.

Otros daños que el Seguro de Hogar no cubre

Una cobertura que no tiene en cuenta el seguro es cuando se produce un atasco. Si éste ha producido daños, el seguro los cubrira, pero no los gastos que conlleven los trabajos para el propio desatasco.

Tampoco quedan cubiertos los daños de las superficies que están al aire libre, tales como jardines o terrazas.

Los fenómenos metereológicos pueden producir daños, pero para que éstos sean cubiertos por la póliza deben superar unos minímos que son medidos por los servicios metereológicos oficiales. Así, si se considera que dichos límites han sido superados, se debe presentar a la compañía un informe expedido por alguno de dichos servicios.

En general puede decirse que el seguro de hogar cubre los daños accidentales, como roturas de cristales, espejos, mobiliario, etc, pero en ningún caso cubrirá daños por mal uso de cualquier bien ni averías en aparatos que se han producido como consecuencia de un funcionamiento normal.

Es habitual que los asegurados reclamen la reparación de algún electrodoméstico que se ha averiado, tales como neveras o televisores. aunque hay compañías que aseguran electrodomésticos añadiendo éstas coberturas a la póliza, siempre y cuando se haga un uso normal de ellos. Hay que tener claro que las pólizas de seguro de hogar cubren únicamente daños accidentales con las excepciones que hemos explicado y otras, que por ser extraordinarias, no podemos explicar aquí.

 

comentarios

 

COMENTARIOS

alsaama 21-4-2017

  • Si, yo tuve que hacer un seguro de electrodomésticos cuando me enteré de que no lo cubría mi seguro después de una avería

Volver al índice

 

 

Enviar comentario

Los comentarios serán publicados tras su moderación. No se publicará la dirección de correo electrónico.

 

Nombre *
 
Correo electrónico *    
 
Comentario *
     Acepto la Política de Privacidad
 
 

 

 

 

Yolanda Cediel Cattoni, Agente Exclusivo de Caja de Seguros Reunidos, Compañía de Seguros y Reaseguros, S.A. CASER, inscrito en el Registro de la DGS y FP con el número C03111806159Y.-Aviso Legal